Cómo la tecnología influye en la fascinación por el true crime

Streaming
40 mins
true crime
  • La tecnología nos ofrece el mejor asiento para ver historias de crímenes reales a nivel mundial, fomentando nuestra fascinación por el género.
  • La evolución de los medios que dan cobertura a crímenes reales abarca desde los periódicos de la época victoriana hasta las plataformas de streaming modernas.
  • Las redes sociales y los foros online han facilitado la investigación colaborativa, en la que los usuarios se unen para investigar casos sin resolver.
  • Nuevas herramientas, como un router con VPN, permiten que los aficionados al crimen puedan acceder a contenido exclusivo de diferentes países.
  • Factores psicológicos como la curiosidad, el manejo del miedo y la búsqueda de emociones influyen en nuestra obsesión por el crimen real.
  • La narración ética de los crímenes reales es clave para el respeto a las víctimas y sus familias, destacando la necesidad de crear contenido con sensibilidad.

Piense en la última vez en que se enganchó a una serie documental sobre crímenes reales. En un momento se está poniendo cómodo con unas palomitas y al minuto siguiente ya ha visto seis episodios, reuniendo pistas como un detective. Gracias a plataformas como Netflix, Max y YouTube, estas historias de todos los rincones del mundo ahora están a solo un clic de distancia, transmitiendo historias siniestras y misterios alucinantes directamente a nuestra TV.

Pero hay algo más sobre esta moda que simplemente sentarse a ver un maratón de series. La tecnología ha desencadenado una nueva generación de detectives, en la que investigadores aficionados en foros online y bases de datos de ADN pueden descifrar casos sin resolver que han dejado perplejas a las autoridades durante décadas. Si bien apaciguan esa sed detectivesca, hay un precio. Las mismas plataformas que ayudan a resolver crímenes y sensibilizar, también corren el riesgo de convertir las pérdidas de la vida real en entretenimiento público.

Acompáñenos a explorar qué impulsa la obsesión de la sociedad por los crímenes reales, cuestionando no solo el quién y el cómo, sino también el por qué y a costa de qué.

Cómo han evolucionado los medios sobre true crime

Nuestra obsesión por las historias más oscuras de la naturaleza humana no es algo nuevo, pero la forma en que alimentamos esta fascinación ha cambiado dramáticamente a lo largo de los años. ¿Recuerda los días en que la gente se reunía a escuchar la radio o las noticias nocturnas para enterarse sobre el juicio más reciente en los titulares? En la actualidad, la evolución de los medios ha cambiado no solo la forma en que accedemos a estas historias sino también cómo interactuamos con ellas.

Desde los primeros días de los periódicos sensacionalistas hasta la era moderna de los servicios de streaming, he aquí ocho casos que muestran cómo han evolucionado la información sobre crímenes reales.

1. Sensacionalismo victoriano: Jack el Destripador (1888)

El caso de Jack el Destripador es un excelente ejemplo del sensacionalismo mediático temprano. En el Londres victoriano tardío, periódicos como The Star y he Daily Telegraph jugaron un papel clave en la creación de un frenesí público. Proporcionaron detalles espeluznantes de los asesinatos, especularon descabelladamente sobre la identidad del asesino y publicaron cartas que supuestamente pertenecían al Destripador. Esto no solo alimentó el miedo público, sino que también estableció el modelo para la información sobre crímenes verdaderos como medio para impulsar las ventas de periódicos.

2. Circo mediático: el secuestro de Lindbergh (1932)

Saltemos hasta 1932, cuando Estados Unidos encontró su “Crimen del Siglo” con el secuestro de Lindbergh. Los periódicos y las radios hablaban del tema sin parar, siguiendo cada giro del caso de la desaparición de Charles Lindbergh Jr., de 20 meses. La magnitud del frenesí mediático marcó el comienzo de nuevas leyes destinadas a mantener a la prensa bajo control en torno a delitos de alta publicidad, destacando cómo de poderosos e influyentes se habían vuelto los medios en panorama del discurso público y la ley.

Un cartel desaparecido de Charles Lindbergh Jr., de 20 meses, que fue secuestrado de su habitación  el 1 de marzo de 1932. Trágicamente, su cuerpo fue descubierto dos meses después y Bruno Hauptmann finalmente fue condenado y ejecutado por el crimen; Wikipedia

3. Justicia televisada: el caso Sam Sheppard (1954)

El doctor Sam Sheppard, acusado de asesinar a su esposa, marcó un hito en la influencia mediática sobre la justicia. Su juicio fue uno de los primeros que recibió una amplia cobertura televisiva, lo que dio lugar a un amplio debate público sobre la ética de los medios y la presunción de inocencia. La Corte Suprema de Estados Unidos dictaminó posteriormente que Sheppard no recibió un juicio justo en parte debido a la atmósfera de circo mediático, destacando el tira y afloja entre una prensa libre y un juicio justo.

4. Criminales famosos: los juicios de Ted Bundy (1979-1980)

Ted Bundy fue un ejemplo escalofriante, de una sensación mediática que se tornó macabra. Conocido por su inquietante encanto, Bundy atrajo a un club de fans que quedó extrañamente cautivado por él, a pesar de sus espantosos crímenes. Esta peculiar fascinación convirtió sus juicios en auténticos acontecimientos mediáticos. Fue el primer juicio que se transmitió a nivel nacional y fue visto por millones de personas. Esto puso de relieve cómo los medios de comunicación podían transformar incluso los juicios penales más graves en televisión imprescindible, planteando interrogantes sobre el impacto de este tipo de exposición en la percepción pública y la justicia.

Durante los juicios de Ted Bundy, una inusual base de fans groupies de mujeres jóvenes, cautivadas por su carisma, asistió a las sesiones de la corte; Reddit

5. Cobertura hasta la saturación: el juicio de O.J. Simpson (1994)

El juicio de O.J. Simpson llevó la influencia de los medios a un nuevo nivel. Televisado en vivo, se convirtió en una obsesión nacional, mezclando la cultura de las celebridades con el crimen real de maneras nunca antes vistas. La amplia cobertura no solo moldeó la percepción pública, sino que también planteó preguntas sobre la tensión racial, la mala conducta policial y el efecto “halo” de las celebridades (donde los famosos no pueden hacer nada malo), subrayando la compleja relación entre las narrativas de los medios y las cuestiones sociales.

6. Precisión en las redes sociales: el atentado del maratón de Boston (2013)

El atentado del maratón de Boston puso a prueba la velocidad y precisión de las redes sociales y también destacó su profundo impacto en las narrativas de aplicación de la ley y seguridad pública. A medida que se desarrolló el caos, plataformas como Twitter (ahora X) fueron esenciales para las comunicaciones de emergencia, pero la rápida difusión de información errónea también generó acusaciones injustas y pánico. Inmediatamente después, los usuarios del subreddit r/findbostonbombers de Reddit y otras plataformas de redes sociales identificaron erróneamente a varios individuos inocentes como sospechosos, incluido Sunil Tripathi, que había desaparecido un mes antes del ataque terrorista. Esto tuvo graves consecuencias, incluyendo el acoso y amenazas a las familias de los acusados ​​injustamente.

Sunil Tripathi, estudiante de la Universidad de Brown, fue acusado injustamente en Reddit de estar involucrado en el atentado del maratón de Boston. Había estado desaparecido durante un mes antes del ataque y su cuerpo fue encontrado más tarde, y las autoridades determinaron que se había suicidado; Facebook

El evento catalizó cambios en la forma en que las fuerzas del orden utilizan las redes sociales, obligando a las agencias a mejorar su presencia online y su interacción con el público durante las emergencias. También impulsó debates sobre las responsabilidades de las plataformas digitales a la hora de regular el contenido para evitar la propagación viral de información errónea dañina.

7. El impacto de las series documentales: Making a Murderer (2015)

Making a Murderer revolucionó las series documentales sobre crímenes reales. Cuando llegó a Netflix, de repente todo el mundo hablaba de Steven Avery, residente del condado de Manitowoc en Wisconsin, y de si realmente se hizo justicia. Avery, un hombre previamente exonerado por pruebas de ADN, fue acusado de un nuevo delito: el asesinato de la fotógrafa Teresa Halbach, en circunstancias poco claras. La serie provocó acciones como peticiones, debates en foros legales y un escrutinio en el mundo real del caso que retrataba. También empujó a los espectadores a un debate nacional sobre justicia y transparencia. A través de Making a Murderer, Netflix demostró que una docuserie bien realizada podía educar y provocar pensamiento y acción a gran escala.

8. Cobertura multiplataforma: el juicio de Alex Murdaugh (2023)

Alex Murdaugh, un ex abogado de Carolina del Sur acusado de asesinar a su esposa e hijo, entre otros delitos, vio su juicio ampliamente cubierto en varias plataformas digitales. Desde transmisiones de noticias tradicionales hasta podcasts y canales de YouTube que analizaban cada detalle, el caso mostró el estado actual de los medios sobre crímenes reales: un espectáculo multiplataforma 24 horas al día, 7 días a la semana. El juicio de Murdaugh, junto con sus elementos de fraude financiero y dramática caída personal, enganchó a una audiencia global y destacó cómo las plataformas digitales actuales nos mantienen cautivos durante mucho tiempo.

Cómo la tecnología está revolucionando la narrativa del true crime

A medida que surgen nuevas tecnologías y plataformas, se crea una experiencia diferente del true crimen.

Ciclos de noticias 24 horas al día, 7 días a la semana

Las incesantes coberturas en los medios han amplificado nuestra fascinación por el crimen real. Desde la década de 1950, y especialmente a partir de la década de 1970, los medios de comunicación nos han inundado con historias de crímenes. La frase “la sangre vende” subraya el enfoque de los medios en los delitos violentos, alimentando aún más nuestro interés y miedo. El flujo constante de actualizaciones y noticias de última hora mantiene estas historias frescas en nuestras mentes, lo que dificulta apartar la mirada.

Contenido a la carta

Atrás quedaron los días de esperar a que se transmitiera el próximo episodio por televisión; ahora, hay disponibles temporadas completas de apasionantes series documentales a nuestro alcance, listas para verlas en un maratón a nuestra conveniencia. Las plataformas de streaming se han convertido en tesoros ocultos para los entusiastas del crimen real, ofreciendo una gran cantidad de documentales y series que revelan casos escalofriantes. Este acceso instantáneo alimenta nuestra obsesión y nos permite profundizar en los intrincados detalles de cada caso, convirtiéndonos en detectives de sillón.

El auge del streaming a la carta también ha democratizado el género del crimen real. Los cineastas y creadores independientes ahora tienen una plataforma para mostrar su trabajo, mostrando los casos menos conocidos y nuevas perspectivas a una audiencia global. Este aumento en la diversidad de contenido significa que los verdaderos aficionados a los casos criminales pueden explorar historias de diferentes culturas y puntos de vista, enriqueciendo su comprensión del género. 

Podcasts

Los podcasts se han convertido en un medio poderoso que democratiza la narración y permite que cualquier persona con un micrófono y una conexión a internet explore las profundidades del crimen real de una manera que se siente personal e inmersiva. Programas como Serial, cuya primera temporada se centró en los vericuetos del caso de Adnan Syed, han cautivado a millones, transformando a los oyentes en detectives de sillón. Cada episodio atrae la atención y convierte su trayecto diario al trabajo o su entrenamiento en el gimnasio en una apasionante historia de detectives. Syed fue liberado después de más de dos décadas en prisión, resultando en la anulación de su condena por asesinato, y a Serial se le atribuye en gran medida la atención que recibió el caso, lo que condujo a su exoneración.

Las plataformas como Spotify ofrecen innumerables podcasts que se centran en casos sin resolver con escalofriantes narrativas apasionantes, que reflejan la creciente obsesión por las historias de crímenes reales.

Los podcasts también destacan casos menos conocidos que tal vez no lleguen a la televisión o al cine. Los creadores independientes pueden explorar historias olvidadas o pasadas por alto, dando voz a víctimas y defensores que de otro modo no serían escuchados. Las llamadas de los oyentes y las discusiones en las redes sociales añaden una capa interactiva, creando una comunidad de verdaderos entusiastas del crimen que participan activamente en la narrativa.

Redes sociales

Las plataformas de redes sociales han convertido el verdadero crimen de una actividad en solitario a una investigación colaborativa. Plataformas como Reddit albergan comunidades donde detectives aficionados discuten, analizan y teorizan sobre casos históricos y en curso. Subreddits como r/UnresolvedMysteries y r/TrueCrime reúnen a personas de todo el mundo para compartir ideas y, a veces, incluso resolver misterios de la vida real.

Comunidades como r/UnresolvedMysteries en Reddit muestran cómo las plataformas de redes sociales convierten el crimen real de una actividad en solitario a una investigación colaborativa. Con más de 3,3 millones de miembros, este subreddit se dedica a analizar y especular sobre misterios sin resolver.

La naturaleza viral de las redes sociales implica que las historias de crímenes reales pueden llegar a una audiencia global en poco tiempo. Esta rápida difusión de información puede reavivar el interés en los casos sin resolver y presionar a las autoridades para que reabran las investigaciones. Sin embargo, también conlleva el riesgo de difundir información errónea y acusaciones infundadas, como se vio durante el atentado con bomba en el maratón de Boston, donde Los detectives de internet identificaron erróneamente a los sospechosos.

Plataformas como YouTube, TikTok y Patreon también han creado una nueva generación de narradores de crímenes reales que utilizan vídeos para narrar y analizar casos. Estos creadores, como Coffeehouse Crime y Truly Criminal, combinan una investigación meticulosa con imágenes atractivas, haciendo que las historias complejas sean más accesibles para una audiencia más joven y conocedora de la tecnología. Los videos breves de TikTok encajan perfectamente en nuestras vidas aceleradas, lo que nos permite consumir contenido sobre crímenes reales de forma rápida y sencilla.

Blogs y páginas web interactivas

Los blogs y las páginas web interactivas también han desempeñado un papel muy importante en la narrativa sobre crímenes reales. Páginas como Websleuths y The Doe Network son perfectas para que los detectives aficionados profundicen en casos sin resolver. Estas plataformas se han vuelto invaluables para las investigaciones colaborativas, donde los miembros de la comunidad aportan información, analizan evidencia y comparten teorías.

Las páginas web interactivas como Websleuths albergan foros donde los miembros analizan evidencia, discuten teorías y colaboran para resolver misterios. 

Tomemos como ejemplo el caso de “Buckskin Girl”. Esta víctima de asesinato no identificada fue encontrada en Ohio en 1981. Gracias a la colaboración entre detectives aficionados de Websleuths y expertos forenses, se utilizaron nuevas técnicas de ADN para finalmente identificarla como Marcia King en 2018. Este caso muestra cómo las comunidades en línea pueden unir fuerzas con profesionales para resolver casos sin resolver que han dejado perplejas a las autoridades durante años.

Las páginas web interactivas también proporcionan archivos de casos detallados, cronogramas y foros de discusión, lo que permite a los usuarios profundizar en los detalles de un caso. Este nivel de participación fomenta un sentido de comunidad entre los verdaderos entusiastas del crimen y también mantiene vivo el interés público en casos sin resolver, lo que a veces conduce a nuevos desarrollos y avances.

VPN

Las VPN, incluyendo un router con VPN, han revolucionado la forma en que se accede al contenido sobre crímenes reales al permitir el acceso sin restricciones a diversas historias de todo el mundo. Las plataformas de streaming suelen tener series y documentales exclusivos disponibles solo en países específicos. Al utilizar una VPN, los verdaderos entusiastas del crimen pueden cambiar virtualmente su ubicación para explorar una gama más amplia de narrativas apasionantes. Esto permite a los aficionados ver series muy comentadas disponibles solo en el Reino Unido o sumergirse en documentales exclusivos de los EE. UU., todo desde la comodidad de su hogar.

Las VPN también ofrecen privacidad y seguridad, lo que permite a los fanáticos adentrase en estas historias sin preocuparse de que se monitoreen sus actividades online. Con conexiones encriptadas, las VPN garantizan que el historial de navegación y los datos personales permanezcan protegidos, añadiendo una capa adicional de seguridad a medida que los entusiastas se sumergen en el mundo del crimen real. Además, las VPN pueden ayudar a mantener una conexión estable, evitando interrupciones durante las sesiones de transmisión con uso intensivo de datos (es decir, las limitaciones impuestas por el ISP) y garantizando una visualización fluida e ininterrumpida de sus programas y documentales favoritos sobre crímenes reales.

Consumo de contenido sobre crímenes reales en todas las culturas

No hay duda de que la tecnología ha cambiado drásticamente la forma en que nos relacionamos con historias de crímenes reales. Sin embargo, aunque nuestra verdadera obsesión por el crimen es un fenómeno global, la forma en que se percibe y consume varía ampliamente entre las diferentes culturas.

Desde el estilo dramático de las narrativas estadounidenses hasta la narración emocional en Corea del Sur, cada cultura aporta una perspectiva única del crimen real.

RegiónEstilo de narraciónCobertura mediática Recepción del público Plataformas preferidas
Estados UnidosDramático, detallado, a menudo sensacionalista.Amplia y multiplataformaAltamente comprometido, participativoPodcasts, servicios de streaming, redes sociales, foros
JapónModerado, respetuoso, centrado en las víctimas.Limitada, controlada.Reservado, más centrado en la reflexión socialArtículos online, documentales, redes sociales mínimas.
Escandinavia Contexto social analítico, basado en hechos.Integral, equilibrada.Énfasis reflexivo y crítico en la reforma de la justicia.Podcasts, artículos online, redes sociales. 
Corea del Sur Emocional, melodramático, detallado.Amplia, serializadaDebates altamente emotivos e impulsados ​​por la comunidad.Servicios de streaming, foros online, programas de televisión serializados.
Reino UnidoInvestigativo, equilibrado, histórico.En profundidad, estilo documental.Comprometido, con interés en el contexto histórico.Documentales, podcasts, páginas web interactivas.
IndiaImpulsado por la narrativa, investigativo, diverso.Creciente, multiplataforma.Cada vez más comprometidos, en gran medida especulativos, variados según la regiónTelevisión, periódicos, YouTube, redes sociales.
Latinoamérica Apasionado, dramático, socialmente enfocado.Amplia, multimedios.Profundamente comprometidos, con un enfoque en la justicia socialTelevisión, radio, redes sociales, artículos online.

 

Estados Unidos 

En Estados Unidos, la narración de crímenes reales se nutre del drama y los detalles, a menudo con un giro sensacionalista. Por ejemplo, algunas series documentales populares como The Staircase o The Jinx están llenas de situaciones de suspense y de inmersiones psicológicas profundas. The Staircase sigue el juicio de Michael Peterson, un escritor acusado de asesinar a su esposa Kathleen, cuya muerte inicialmente se creyó que fue un accidente. The Jinx explora la vida de Robert Durst, un heredero de bienes raíces sospechoso de múltiples asesinatos. La serie documental revela confesiones escalofriantes y nuevas pruebas, manteniendo a los espectadores al filo de la butaca.

Colin Firth y Toni Collette protagonizan la adaptación de Max de The Staircase, un retrato del juicio de Michael Peterson, un escritor acusado de asesinar a su esposa Kathleen; Max

La cobertura mediática de crímenes reales en los EE. UU. abarca programas de televisión, podcasts, libros y redes sociales, creando un enfoque multiplataforma que mantiene al público enganchado. Por ejemplo, American Nightmare, que cuenta la historia del secuestro en 2015 de Denise Huskins (quien fue etiquetada como la Gone Girl de la vida real), cautivó a los espectadores con su intensa narrativa y profundidad emocional, ilustrando cómo el contenido sobre crimen real puede convertirse en algo imprescindible.

Japón

El enfoque japonés hacia el true crime es más moderado y respetuoso, centrándose en las víctimas y sus familias. La narración suele ser minimalista y la cobertura de los medios está controlada para proteger la privacidad y la dignidad. Documentales como Missing: The Lucie Blackman Case (que sigue la investigación sobre el asesinato de una recepcionista británica a manos de uno de sus clientes), se centra en el impacto social en lugar de detalles sensacionalistas. Este enfoque refleja un énfasis cultural en la armonía y el respeto, que se vio aún más en la cobertura de los asesinatos de Tsutomu Miyazaki (el asesino en serie más famoso de Japón), donde los medios resaltaron las implicaciones psicológicas y sociales de los detalles gráficos de los crímenes de Miyazaki.

Escandinavia

Los países escandinavos, conocidos por su gran confianza en el sistema judicial, abordan el crimen real con un estilo analítico y basado en hechos. La cobertura mediática es completa y equilibrada, proporcionando un análisis exhaustivo sin sensacionalismo. Por ejemplo, la serie danesa The Investigation reconstruye la investigación del asesinato del periodista Kim Wall, centrándose en aspectos procesales y legales por encima de detalles sensacionalistas. Esta narración metódica subraya el enfoque de Escandinavia en la reforma judicial y la transparencia social.

Corea del Sur

La narrativa de crímenes reales de Corea del Sur es a menudo emotiva y melodramática, con una narración detallada que cautiva al público. Por ejemplo, The Voice (que sigue la vida de 112 miembros de un centro de llamadas de emergencia y su equipo de operadores), y documentales sobre casos como el desastre del ferry Sewol, atraen profundamente a los espectadores y, a menudo, se serializan para mantener el interés. 

El arresto de Yoo Young-chul, conocido como El asesino del impermeable, que aterrorizó a Corea del Sur con una serie de brutales asesinatos. Su caso ejemplifica el enfoque emocional y melodramático del país hacia la narración de crímenes reales; Netflix

La cobertura mediática del asesino en serie Yoo Young-chul (también conocido como El asesino del impermeable) fue muy dramática y reflejó el compromiso social del país con la narración emocional y los debates impulsados ​​por la comunidad.

Reino Unido

En Reino Unido, los crímenes reales suelen abordarse con un estilo investigativo y equilibrado, centrándose en el contexto histórico. Documentales y series como The Yorkshire Ripper Files ofrecen una visión integral de los casos, enfatizando los hechos y las pruebas. Otro ejemplo es la cobertura del asesinato de Grace Millane. Grace, una mochilera británica, fue asesinada en Nueva Zelanda en 2018 por un hombre al que conoció en Tinder. En ese momento, la cobertura profundizó en la investigación policial, los procedimientos judiciales y lo que esto implicaba en cuanto a la seguridad en las citas online. Este informe detallado y basado en hechos atrae a audiencias interesadas en análisis en profundidad y temas contemporáneos.

India

En la India, las historias de crímenes reales están profundamente arraigadas en la rica tradición narrativa del país. Tomemos en cuenta los increíbles hechos que rodean el caso de Aarushi Talwar, cuando el asesinato de una niña de 13 años en 2008 dio lugar a una enredada red de dinámicas familiares, errores policiales y especulaciones desenfrenadas en los medios. El caso se convirtió en una obsesión nacional, con innumerables teorías y rumores que alimentaron la fascinación del público.

Otro caso sensacional fue el del actor de Bollywood Sushant Singh Rajput, quien murió en 2020. A pesar de que su muerte se consideró un suicidio, el consiguiente frenesí mediático en torno a su novia Rhea Chakraborty, acusándola de instigar un ataque contra esta celebridad, muestra cómo la especulación a menudo puede eclipsar la información objetiva. Este caso plagado de teorías e intriga pública, ejemplifica cómo el true crime en la India puede convertir tragedias de la vida real en debates y espectáculos públicos a nivel nacional.

Una publicación en X de un fan que acusa a Rhea Chakraborty de estar involucrada en la muerte de su novio, el actor de Bollywood Sushant Singh Rajput. El caso provocó un frenesí mediático y una especulación generalizada en la India; X

Latinoamérica

En Latinoamérica, las historias de true crime son apasionantes y dramáticas, y se centran en cuestiones sociales y de justicia. La cobertura es extensa y a través de diferentes medios, incluyendo la televisión, radio e impresos. Esto se puede ver en series como Narcos, que resaltan el impacto social de los crímenes y resuenan profundamente en el público. La historia de Pablo Escobar y el Cartel de Medellín profundiza en las ramificaciones sociales y políticas, destacando el estilo narrativo dramático y socialmente centrado de la región.

Otra historia fascinante es la de Miriam Rodríguez Martínez, una madre que tomó la justicia por propia mano después de que su hija fuera secuestrada y asesinada por un cartel de la droga en México. Su incesante búsqueda de los asesinos de su hija, localizándolos uno por uno, cautivó a la nación. La historia de Miriam, llena de valentía personal y determinación inquebrantable, ejemplifica cómo el verdadero crimen en Latinoamérica entrelaza narrativas intensas con la búsqueda de justicia, convirtiendo tragedias de la vida real en historias impactantes.

¿Qué impulsa nuestra fascinación por el crimen real?

Desde los podcasts hasta los documentales, está claro que nuestra verdadera obsesión por el crimen trasciende fronteras y desafía culturas, uniéndonos en una curiosidad compartida sobre lo peor de la humanidad. De hecho, un reciente estudio llevado a cabo por YouGov muestra que más del 50% de los estadounidenses disfrutan del contenido sobre crímenes reales, y el 35% lo consume al menos una vez a la semana. Pero ¿qué tienen estas historias que nos enganchan? ¿Por qué nos encontramos pegados a la pantalla, incapaces de apartar la mirada del drama que se desarrolla?

Factores psicológicos 

Manejo de la curiosidad y el miedo

El núcleo de la intriga es una curiosidad innata sobre los aspectos más oscuros de la naturaleza humana. Las historias de crímenes reales nos permiten explorar de forma segura estas curiosidades morbosas, ofreciendo una manera de comprender amenazas potenciales sin correr peligro real. En una entrevista reciente del New York Post, El Dr. Coltan Scrivner, un científico investigador, dijo que esta fascinación probablemente tenga raíces primitivas que se remontan a 300.000 años atrás, cuando los humanos comenzaron a usar el lenguaje y la agresión proactiva. Scrivner explica que aprender más acerca de los individuos peligrosos fue esencial para la supervivencia, ya que ayudó a los primeros humanos a identificar posibles amenazas en sus comunidades.

Sentirse preparado

El verdadero crimen también puede ayudarnos a sentirnos más preparados y menos vulnerables a los peligros del mundo real. Una encuesta de OnePoll descubrió que el 76% de los seguidores del true crime consideran que consumir este contenido les ayuda a evitar situaciones similares en la vida real. Al comprender los comportamientos y patrones de los criminales, nos sentimos un poco más equipados para detectar las características de un asesino y mantenernos a salvo.

Curiosamente, las mujeres se sienten especialmente atraídas por las historias de true crime. Alrededor del 73% de la audiencia de podcasts sobre crímenes reales son mujeres, lo que podría estar relacionado con una mayor conciencia de la seguridad y vulnerabilidad personal. Aunque los hombres constituyen el 95% de todos los criminales condenados por homicidio y el 79% de las víctimas, las historias de crímenes reales que escuchamos a menudo se centran en víctimas femeninas. Este enfoque resalta las preocupaciones de la sociedad sobre la violencia contra las mujeres y toca la fibra sensible del público femenino.

Estas historias también suelen mostrar la resiliencia de las víctimas femeninas, creando una fuerte conexión emocional y una sed de justicia. También ofrecen consejos prácticos para mantenerse a salvo. Las investigaciones muestran que las mujeres gravitan hacia historias de crímenes reales que incluyen estrategias de supervivencia y conocimientos sobre el comportamiento delictivo. Al entrar en la mente de un criminal, las mujeres se sienten mejor preparadas para reconocer el peligro y protegerse en situaciones de la vida real.

Emociones fuertes

¿Alguna vez ha sentido una descarga de adrenalina con una buena película de terror? Las historias de crímenes reales provocan una reacción similar. El suspenso y la imprevisibilidad nos mantienen al borde del asiento, brindándonos esa emoción trepidante sin ningún peligro real, una sensación que puede ser adictiva. Según Scrivner, las historias de crímenes reales aprovechan nuestra respuesta primitiva al miedo, creando una experiencia estimulante que es tan adictiva como una montaña rusa o una casa embrujada. Los verdaderos aficionados al género de crimen también suelen disfrutar del desafío intelectual de reunir pistas y teorías, ejercitar sus habilidades de resolución de problemas y sentir una sensación de logro cuando conectan las pistas.

Fascinación por el mal

Las historias de crímenes reales nos permiten echar un vistazo a las mentes de quienes cometen actos atroces, aprovechando lo que psicólogos forenses llamamos un “impulso humano fundamental”: el acto de asesinar. Esta fascinación por la batalla entre el bien y el mal comienza en la infancia y persiste durante toda nuestra vida. Nos intriga lo que lleva a la gente a cometer actos extremos de violencia porque está muy alejado de nuestra propia realidad. De acuerdo a autora Caitlin Rother, sumergirse en estas profundidades psicológicas nos ayuda a protegernos y satisface nuestra curiosidad sobre los comportamientos aberrantes.

Apatía del espectador 

Al igual que no podemos evitar mirar un accidente de tráfico o los desastres naturales, la naturaleza espantosa de los asesinatos en serie y los crímenes violentos capta nuestra atención. Los psicólogos coinciden en que esto es parte de la fijación más amplia de la sociedad por la violencia y la calamidad, acontecimientos que si bien son horripilantes, también son imposibles de ignorar. El crimen real ofrece una extraña sensación de alivio, haciéndonos reconocer que, a pesar de que suceden cosas terribles, le están sucediendo a otra persona. Esta mentalidad de “mejor ellos que yo”, conocida como apatía del espectador, juega un papel importante en nuestra fascinación por el crimen real.

Procesar los miedos y emociones personales

Las historias de crímenes reales a menudo evocan fuertes respuestas emocionales, fomentando la empatía por las víctimas y el anhelo de justicia. Estas narrativas nos hacen reflexionar sobre cuestiones morales y éticas, considerando la naturaleza del bien y del mal y el impacto del crimen en los individuos y sus familias. Los psicólogos sugieren que involucrarnos en crímenes reales nos ayuda a conectarnos con nuestras emociones más oscuras en un ambiente controlado. Esta conexión emocional puede ser casi terapéutica, ya que buscamos repetidamente la claridad moral y el compromiso emocional que brindan estas historias.

Además, las historias de crímenes reales nos permiten sentir empatía, no solo por las víctimas, sino a veces incluso por los perpetradores. Al comprender sus antecedentes y motivaciones, obtenemos una visión más matizada del comportamiento humano. Este complejo compromiso emocional puede ayudarnos a procesar y gestionar nuestros propios miedos, tocando temas de impotencia, seguridad y apego. A través de estas narrativas, confrontamos y entendemos nuestras ansiedades más profundas, encontrando un aparente control y comprensión frente al caos.

El crimen real ofrece un espacio seguro para explorar nuestros miedos, cuestionar nuestra brújula moral y relacionarnos con emociones intensas, todo desde la comodidad de nuestro hogar.

Influencias sociales y culturales

Vinculación social

Las historias de crímenes reales a menudo fomentan un sentido de comunidad y pertenencia entre los aficionados. Ya sea compartiendo teorías con una taza de café o adentrándose a fondo en debates online, estos intereses compartidos también pueden crear conexiones sólidas. Este aspecto comunitario ayuda a las personas a vincularse por intereses comunes, haciendo del crimen real un tema popular en diversos entornos sociales. Las comunidades online y los grupos de redes sociales dedicados a debates sobre crímenes reales son ejemplos perfectos de cómo estas historias unen a las personas, facilitan las interacciones y crean un sentido de propósito compartido.

Narrativas culturales

Como se mencionó anteriormente, la tecnología ha convertido al crimen real en una experiencia colaborativa. Los foros online, los grupos de redes sociales y las páginas web interactivas han creado comunidades bulliciosas donde los entusiastas intercambian ideas, teorías y apoyo emocional. Estos espacios digitales profundizan nuestro compromiso con el contenido sobre crímenes reales y fomentan un sentido de propósito compartido. Ya sea analizando un caso en Reddit o uniéndose a un grupo de discusión en Facebook, estas interacciones hacen que la experiencia sea más inmersiva y conectada, atrayendo a aquellos que anhelan la conexión y haciendo que regresen por más. 

¿Es malo consumir en exceso contenido sobre crímenes reales?

Mostrar un gran interés en el crimen real es más normal de lo que piensa. En una entrevista con NPR, El Dr. Michael Mantell, antiguo jefe de psicología del Departamento de Policía de San Diego, dijo que nuestra curiosidad por el crimen puede servir para varios propósitos psicológicos saludables. Es una forma de que nuestras mentes exploren las complejidades del comportamiento y la moralidad humanos. Las historias de crímenes reales nos permiten profundizar en el lado oscuro de la naturaleza humana, satisfacer nuestra curiosidad e incluso sentirnos más preparados ante posibles amenazas.

Pero, como todo, los excesos no son buenos. Cuando se está totalmente sumergido en historias de asesinatos y caos, es fácil empezar a ver amenazas en cada esquina. El consumo excesivo puede generar percepciones sesgadas sobre cuán común es realmente el crimen, haciéndonos sentir más ansiosos y menos seguros en nuestra vida cotidiana.

También existe el riesgo de volverse insensible a la violencia y la tragedia. Cuando cada acto horrible se convierte en entretenimiento, el verdadero sufrimiento humano detrás de estas historias puede perderse. Podríamos olvidar que se trata de personas reales con dolor real, no solo personajes de un drama.

El costo humano de nuestra verdadera obsesión por el crimen 

Esto incluye el impacto en las familias de las víctimas. El crimen real no es una historia apasionante, sino una dura realidad con la que tienen que vivir todos los días. Volver a contar las tragedias de sus seres queridos puede ser un arma de doble filo que genera dolor y al mismo tiempo ofrece una plataforma para hacer justicia.

Tomemos el caso de Laci Peterson, cuyo asesinato en 2002 conmovió a la nación. Si bien la cobertura de la prensa ayudó a crear conciencia, también generó un circo mediático que a menudo eclipsó la dignidad de su memoria y el dolor de su familia. De manera similar, la familia de las víctimas de Jeffrey Dahmer expresó su profunda angustia por la renovada atención que atrajo la popular serie de Netflix de 2022. Dahmer–Monster: The Jeffrey Dahmer Story. Si bien el programa sacó a la luz nuevas perspectivas, también reabrió viejas heridas y sometió a las familias nuevamente al dolor de perder a un ser querido.

Evan Peters interpretó a Jeffrey Dahmer en la serie de Netflix de 2022, que generó controversia y causó nueva angustia entre las familias de las víctimas del verdadero asesino en serie; Netflix

El contenido sobre crímenes reales a veces puede explotar estas tragedias con fines de entretenimiento, lo que plantea cuestiones éticas sobre el equilibrio entre la narración y la compasión. Los creadores de contenido sobre crímenes reales enfrentan importantes dilemas éticos, como respetar la privacidad de las víctimas y sus familias, evitar el sensacionalismo y garantizar que su trabajo no explote el sufrimiento de la vida real.

Los grupos a favor de la justicia argumentan que, si se manejan con cuidado, el verdadero crimen puede ser una fuerza positiva. Organizaciones como el Centro Nacional para Víctimas del Delito trabajan para garantizar que el contenido real sobre delitos sea respetuoso y que resalte cuestiones importantes, como los derechos de las víctimas y la prevención del delito. Otro ejemplo es el podcast. My Favorite Murder, presentado por Karen Kilgariff y Georgia Hardstark. El programa no solo cuenta historias reales de crímenes, sino que también profundiza en cuestiones de condenas injustas y fallas sistémicas en el sistema de justicia, arrojando luz sobre cuestiones sociales más amplias.

Además, algunos creadores utilizan sus plataformas para apoyar directamente a las familias de las víctimas. Por ejemplo, Hedley Thomas, el creador del podcast The Teacher’s Pet jugó un papel crucial en la condena de Chris Dawson en Australia, décadas después del presunto asesinato de su esposa. Con el apoyo de la hija de Lyn Dawson, su trabajo de investigación atrajo nueva atención al caso, generando conciencia y fondos para continuar con los esfuerzos legales. Este tipo de narración responsable puede ayudar en lugar de perjudicar, asegurando que las víctimas sean recordadas no solo por sus trágicas muertes, sino también por el impacto que sus historias pueden tener en la sociedad.

Impacto en la aplicación de la ley 

El gran interés del público por los delitos reales también puede tener un impacto significativo en las prácticas de aplicación de la ley. En el lado positivo, la amplia cobertura de los medios y la participación del público pueden generar sugerencias y pistas valiosas. Por ejemplo, la popularidad de programas como America’s Most Wanted y Unsolved Mysteries de Netflix ha llevado a la captura de fugitivos, lo que demuestra cómo la participación pública puede desempeñar un papel fundamental en la resolución de casos.

Además, los detectives aficionados y los aficionados al true crime suelen contribuir a las investigaciones. Las comunidades online dedicadas a casos sin resolver pueden descubrir nueva información y teorías, lo que a veces proporciona nuevas pistas a las autoridades. El caso Golden State Killer es un excelente ejemplo, donde el persistente interés público y los avances en la tecnología del ADN, combinados con la investigación online, llevaron en última instancia al arresto de Joseph James DeAngelo.

Sin embargo, esta fascinación también puede plantear desafíos. El aumento del interés en los delitos reales a veces puede abrumar a las fuerzas del orden con pistas falsas e indicios infundados, desviando los recursos destinados a vías de investigación más prometedoras. Junto con el caso del atentado en el maratón de Boston, la desaparición de Nicola Bulley en el Reino Unido hizo que los detectives aficionados de internet identificaran erróneamente a su marido como sospechoso, lo que no solo obstaculizó la investigación, sino que también causó angustia a su familia.

El marido de Nicola Bulley fue identificado erróneamente como sospechoso de su desaparición por detectives aficionados. Su cuerpo fue encontrado más tarde en un río en Lancashire después de que accidentalmente se cayera y se ahogara; Facebook

Además, la presión para ofrecer resultados rápidos debido al intenso escrutinio de los medios puede llevar a investigaciones apresuradas o condenas erróneas. Por ejemplo, el caso de Richard Jewell, acusado falsamente del atentado con bomba en el Parque Olímpico de Atlanta en 1996, subraya los posibles peligros de la presión pública y de los medios sobre las fuerzas del orden.

Jewell, un guardia de seguridad, descubrió una mochila que contenía tres bombas caseras y alertó a la policía, lo que potencialmente salvó muchas vidas. Inicialmente aclamado como un héroe, rápidamente se convirtió en el principal sospechoso debido a la intensa especulación de los medios y las filtraciones del FBI. El escrutinio y la prisa por encontrar al culpable llevaron a la difamación pública de Jewell sin pruebas suficientes. Aunque finalmente fue exonerado, el daño a su reputación fue irreversible. 

Lograr un equilibrio 

A medida que avance la tecnología, nuestra fascinación por el true crime no hará más que profundizarse. Desde ver documentales en exceso hasta participar en investigaciones online, la tecnología seguirá transformando la forma en que consumimos y participamos en estas narrativas. Pero esta evolución conlleva la necesidad de lograr un equilibrio.

Es importante recordar que detrás de cada historia apasionante hay personas reales y dolor real. Al apoyar la narración ética, respetar la privacidad de las víctimas y sus familias y ser conscientes del impacto en las investigaciones de la vida real, podemos mantener nuestra obsesión por el crimen real como algo responsable y respetuoso.

Entonces, la próxima vez que se sumerja en una historia de crimen real, pregúntese si el contenido que consume respeta la dignidad de los involucrados y contribuye a una comprensión más profunda de la justicia. Considere los creadores que apoya y la forma en que manejan temas delicados. Al encontrar este equilibrio, podemos disfrutar de la intriga y el misterio del crimen real y al mismo tiempo honrar a las víctimas. 

¿Es un aficionado al true crime? ¡Cuéntenos por qué le cautiva en los comentarios más abajo!

Preguntas frecuentes: acerca de los crímenes reales 

¿Qué es el crimen real?

El verdadero crimen es un género de narración que explora casos criminales reales. Esto incluye asesinatos, secuestros, atracos y otros delitos. Se pueden encontrar narrativas de crímenes reales en libros, documentales, podcasts y series de televisión, que brindan una mirada detallada a la investigación, los motivos y los aspectos psicológicos de las actividades criminales de la vida real. El género profundiza en las complejidades del comportamiento criminal y, a menudo, ofrece información sobre el sistema de justicia y las respuestas sociales al crimen.

¿Dónde puedo ver historias de crímenes reales?

El contenido sobre crímenes reales está ampliamente disponible en varias plataformas:

  • Servicios de streaming: Netflix, Max, Hulu, Amazon Prime Video, Disney+ y Peacock presentan una gran cantidad de documentales y series sobre crímenes reales. 
  • Cadenas de televisión: canales como Investigation Discovery, Oxygen y A&E ofrecen programación dedicada a crímenes reales, incluidos programas como Dateline y Forensic Files. En España, hace un año que RTVE incluyó un canal exclusivo de Crimen, en su plataforma RTVE.es
  • YouTube: muchos creadores y canales se centran en historias de crímenes reales y ofrecen análisis detallados y actualizaciones de los casos. Algunos de los mejores incluyen Coffeehouse Crime y Truly Criminal.
  • Podcast: los podcasts populares como Serial, My Favorite Murder y Going West presentan narraciones de audio disponibles por streaming en plataformas como Spotify y Apple Podcasts.

Utilizar una VPN como ExpressVPN puede ampliar su acceso a bibliotecas internacionales de contenido sobre crímenes reales, permitiéndole ver contenido que podría estar restringido en su región. Por ejemplo, ExpressVPN le permite cambiar virtualmente su ubicación, brindándole acceso a una gama más amplia de apasionantes narrativas sobre crímenes reales de todo el mundo.

¿Cuál es el mejor documental sobre crímenes reales de Netflix?

Netflix ofrece una amplia gama de documentales sobre crímenes reales muy aclamados. Algunos de los mejores incluyen:

    1. Making a Murderer: esta serie documental explora el controvertido caso de Steven Avery, un hombre que fue exonerado de un delito para luego ser acusado de otro.
    2. The Staircase: sigue el juicio de Michael Peterson, acusado de asesinar a su esposa Kathleen, detallando los procedimientos legales y la dinámica familiar.
    3. The Keepers: investiga el asesinato sin resolver de la hermana Cathy Cesnik y el posible encubrimiento que involucra a la Iglesia Católica.
    4. American Murder: The Family Next Door: examina el trágico caso de Shanann Watts y sus hijos, quienes fueron asesinados por su esposo Chris Watts.
    5. Sins of Our Mother: sigue la historia de Lori Vallow, cuyos hijos fueron encontrados muertos después de que ella se uniera a una secta apocalíptica.
    6. The Ted Bundy Tapes: ofrece una mirada escalofriante a la mente del famoso asesino en serie Ted Bundy a través de entrevistas y material de archivo.
    7. Murdaugh Murders: A Southern Scandal: investiga la compleja y oscura historia de la familia Murdaugh en Carolina del Sur.
    8. Who Killed Little Gregory?: investiga el asesinato sin resolver de Grégory Villemin, de cuatro años, en Francia.

¿Qué serie de televisión sobre crimen está basada en una historia real?

Varias series de televisión sobre crímenes están inspiradas en hechos reales. Algunos notables incluyen:

  • Mindhunter (Netflix): basada en la historia real de agentes del FBI que desarrollaron técnicas de elaboración de perfiles criminales en la década de 1970.
  • American Crime Story (FX): cada temporada se centra en un caso diferente de alto perfil, como el juicio de O.J. Simpson en The People v. O.J. Simpson y el asesinato de Gianni Versace.
  • The Act (Hulu): dramatiza el impactante caso de Gypsy Rose Blanchard, quien conspiró para asesinar a su madre después de soportar años de abuso.
  • Dr. Death (Peacock): sigue la horrible historia real del Dr. Christopher Duntsch, un neurocirujano que dejó un rastro de pacientes mutilados y cadáveres a su paso.

¿El crimen real es ético?

La ética de la narración de crímenes reales puede ser compleja y polémica. El verdadero contenido sobre crímenes debe priorizar la dignidad y la privacidad de las víctimas y sus familias, evitando el sensacionalismo que explote su sufrimiento. Es importante que los creadores presenten información precisa y aborden temas delicados con cuidado, asegurándose de que su trabajo no difunda información errónea ni socave la gravedad de las tragedias de la vida real. 

El contenido ético sobre crímenes reales puede crear conciencia sobre cuestiones importantes como las condenas injustas, las fallas sistémicas en el sistema de justicia y los derechos de las víctimas, ofreciendo una plataforma para la promoción y la reforma. Sin embargo, la fascinación del público por estas historias a veces puede llevar a investigaciones apresuradas, condenas erróneas y angustia para las familias de las víctimas. La narración responsable que equilibra narrativas cautivadoras con respeto y sensibilidad puede contribuir positivamente al discurso público y la comprensión de la justicia.

stream on smart tvs and phones
La mejor VPN para Smart TVs y herramientas de streaming
¿Qué es una VPN?
Router with padlock.
Install ExpressVPN on your router—it’s included with your subscription!
Need a subscription?
En este blog puede leer artículos y noticias sobre ciberseguridad, programas y películas para ver por streaming, así como todas las novedades de ExpressVPN.