¿Qué son los datos biométricos? ¿Ponen en riesgo nuestra identidad?

Si alguna vez ha pasado por un aeropuerto, ha publicado algo en redes sociales o usa un smartphone, lo más probable es que haya compartido su información biométrica. Algunas veces la compartimos intencionalmente, pero se sorprendería de saber cuánta de esta información se registra sin nuestro permiso.

Navegue a estas secciones:

¿Qué son los datos biométricos?
¿Cuáles son los datos biométricos más comunes?
¿Cuándo se registran nuestros datos biométricos?
¿Cómo se usan los datos biométricos?
¿Cuáles son los riesgos de usar datos biométricos?
¿Se pueden robar los datos biométricos?
¿Son los datos biométricos más seguros que las contraseñas?
¿Cómo protejo mis datos biométricos?
Infografía: conozca sus datos biométricos

¿Qué son los datos biométricos?

La biometría se refiere al rango de atributos físicos o de comportamiento que están relacionados únicamente con una persona o individuo. Se suelen usar para identificarnos, o, para confirmar que somos quienes decimos ser.

¿Cuáles son los datos biométricos más comunes?

Hay evidencia que las huellas digitales se han usado para identificar personas desde el año 500 antes de Cristo, y las firmas han sido consideradas válidas como forma de identificación durante mucho tiempo. Pero la tecnología nos está ayudando a encontrar nuevas maneras de poder identificarnos y una de esas maneras son los datos biométricos. Estos son algunos de los ejemplos más comunes de biometría que podemos ver a diario:

  • Nuestro ADN contiene un código genético que es único para cada individuo, y puede ser obtenido de muestras de piel, sangre y cabello.
  • Las huellas digitales tienen 85 puntos diferenciales que pueden utilizarse para comparaciones que llevan a identificaciones positivas. Las cortes criminales en Reino Unido por ejemplo, requieren al menos 16 puntos comunes para dar una identificación válida. En los Estados Unidos no existe una medida uniforme.
  • La geometría de las manos, o reconocimiento de palmas de la mano ayuda a identificar personas usando la forma de las mismas. Esto incluye el ancho, el largo, el grosor de los dedos y el grosor de la palma misma.
  • El reconocimiento de voz utiliza el timbre de nuestra voz y tiene un nivel de precisión similar al de las huellas digitales para identificar a un individuo. Tiene hasta 100 puntos probables de verificación que incluyen el acento, la pronunciación, la velocidad con la que hablamos y otros sonidos que indican la forma de las fosas nasales y la laringe.
  • El reconocimiento facial funciona de una manera parecida a la geometría de las manos, usando la distancia entre nuestros rasgos faciales y la medida de los mismos. De esa manera se genera un mapa específico de la cara de cada persona.
  • Los lectores de iris y retina escanean usando una luz infrarroja que es invisible al ojo. La lectura de iris analiza la parte del ojo que tiene el color. La lectura de retina se basa en las formas de los vasos sanguíneos de la retina.
  • La forma en la que caminamos también puede ser usada para identificarnos. Nuestra altura y la forma de nuestro cuerpo pueden ayudar a identificarnos con una precisión del 94% y, contrario a lo que muchos creen, es muy difícil cambiar la forma de caminar para engañar a este método biométrico.
  • La manera en la que utilizamos un teclado también puede servir para identificarnos. Cuanto tiempo apretamos cada tecla, la velocidad que tenemos para ir de una letra a la otra y la fuerza con la que apretamos cada tecla también pueden ser reconocidas en una persona.

¿Cuándo se registran nuestros datos biométricos?

Los gobiernos registran datos biométricos para utilizarlos en pasos fronterizos y para facilitar la tarea de autoridades, como la policía o los departamentos de investigaciones. Hay proveedores de servicios que utilizan datos biométricos para asegurarse de que la persona que está tratando de usar un servicio sea quien dice que es. En algunos casos, compañías como Facebook utilizan estos datos para usos no esenciales, como el reconocimiento facial para identificar gente en fotos, pero esto pronto dejará de ser posible.

Estas son algunas de las situaciones donde nuestros datos biométricos pueden ser registrados:

  • Al llegar a un aeropuerto, o paso fronterizo
  • Al aplicar para un permiso de trabajo
  • Cuando uno es arrestado, ya que nuestras huellas digitales son registradas, nos sacan fotos y obtienen muestras de nuestro ADN
  • Cuando usamos un celular, dispositivo móvil o computadora que usa huellas digitales o reconocimiento facial para poder desbloquearse
  • Cuando usamos aplicaciones que manipulan nuestra imagen
  • Cuando ingresamos a una oficina que usa un lector de retina o lector de huellas digitales para identificarnos
  • Cuando utilizamos asistentes de voz, como Google Home, Alexa o Siri, que registran distintos timbres de voz para reaccionar ante distintos pedidos dependiendo quien los hace

¿Cómo se usan los datos biométricos?

Los datos biométricos que se guardan en nuestros dispositivos, como la huella digital y la huella facial, están pensados para que únicamente la persona registrada pueda acceder a los mismos. Estos tipos de identificación nos permiten:

  • Desbloquear el móvil
  • Acceder a contraseñas guardadas en el celular
  • Autorizar compras de aplicaciones
  • Hacer pagos con plataformas como Apple Pay, Samsung Pay, Google Pay, etc.

Los datos biométricos guardados por compañías, como huellas digitales y registros de voz, pueden usarse, ocasionalmente, para permitir acceso a diversos servicios. Los usos más comunes son:

  • Ingresar a cuentas bancarias desde el celular
  • Permitir a asistentes de voz identificar a los usuarios
  • Abordar un avión

Por su parte, y como hemos mencionado, los gobiernos utilizan los datos biométricos (generalmente huellas digitales, huellas faciales y lecturas de iris) para realizar controles en aeropuertos y pasos fronterizos; y por supuesto, para ayudar a departamentos de policía e investigaciones así como a organismos de seguridad nacional. Poco a poco, están siendo cada vez más utilizadas por instituciones educativas. Algunos ejemplos:

  • Verificar su identidad cuando cruza una frontera
  • Identificar individuos usando grabaciones cuando sucede un crimen
  • Mejorar la seguridad en los accesos a colegios y universidades

¿Cuáles son los riesgos de usar datos biométricos?

Hay varias maneras en las que usar datos biométricos como forma de identificación puede generar riesgos a su privacidad, seguridad e identidad.

Puede ser erróneamente identificado por la policía. Se han conocido casos de arrestos a personas equivocadas usando tecnología de reconocimiento facial. Hay estudios que han demostrado que las mujeres y la gente de color suelen ser estar mas expuestos a este tipo de error.

Los datos biométricos no cambian. Por ende, una vez que han sido registrados, quedan registrados. Esta es una de las razones por las cuales estos datos son tan efectivos como forma de identificación. Pero precisamente lo que los hace tan eficientes, los hace también riesgosos. Si alguien fuese a robar nuestros datos biométricos, nuestra identidad estaría comprometida para siempre.

Mayor vigilancia. Con el aumento de cámaras en lugares públicos, las autoridades tienen cada vez más herramientas para seguir nuestros movimientos en varias ciudades usando reconocimiento facial. También son muchas las empresas que usan este tipo de tecnología para conocer mejor nuestros comportamientos y preferencias y así prever nuestros próximos movimientos.

¿Se pueden robar los datos biométricos?

Es posible ingresar a una cuenta con los datos biométricos de otra persona. Un grupo de hackers pudo probar que eso era posible a los pocos días del lanzamiento del Apple Touch ID en 2013. También hay muchos videos disponibles en YouTube mostrando cómo se pueden obtener huellas digitales de terceros usando caramelos y pegamento para madera. Touch ID ha sido reemplazado por Face ID, que, según Apple, es 20 veces más seguro.

Cuando se trata de robar nuestros datos biométricos, nuestra información está mucho más segura en nuestros dispositivos, que si estuviera en un servidor físico, o en la nube.
Pero la pregunta es: si roban mi información, ¿están robando también mi identidad? La respuesta es que probablemente no. Algunas herramientas biométricas tienen una funcionalidad clave: son capaces de determinar si el escaneo es “en vivo”. Para huellas digitales, por ejemplo, se escanean frecuencias de radio por debajo de la piel, mientras que un lector de retinas puede medir el flujo de sangre en los vasos. Entonces, aún si alguien tiene nuestros datos, este tipo de chequeos en vivo permiten que no sea tan fácil suplantar nuestra identidad.

¿Son los datos biométricos más seguros que las contraseñas?

Son muchos los que opinan que los datos biométricos son más seguros, ya que las contraseñas tradicionales en algunos casos pueden adivinarse con métodos poco sofisticados o con robos masivos de información a empresas o instituciones gubernamentales. Si hacemos una comparación sencilla, es más difícil para un tercero robar nuestros datos biométricos y usarlos que adivinar una contraseña.

Pero la respuesta no es tan sencilla. Suele haber un presentimiento que los datos biométricos simplemente reemplazan a las contraseñas. Es más fácil y más rápido para los usuarios, ya que uno puede olvidarse una contraseña pero siempre cuenta con sus huellas faciales o digitales. Pero ningún método de identificación es infalible.

Hay también ciertas consideraciones legales que hay que tener en cuenta si usamos datos biométricos en lugar de contraseñas para acceder a nuestros dispositivos. En los Estados Unidos, por ejemplo, uno por ley puede negarse a introducir una contraseña en un dispositivo, pero las leyes aún no dicen nada sobre si uno puede negarse a abrir un dispositivo con una huella digital o facial.

¿Cómo protejo mis datos biométricos?

Los datos biométricos no son algo a lo que haya que tenerle miedo. Hay que entender que le ofrecen a los individuos la posibilidad de protegerse mejor. Pero, puede tomar ciertas medidas para proteger esos datos.

  • Tenga cuidado donde comparte sus datos biométricos. Considere la reputación del organismo u empresa que le está pidiendo sus datos para confirmar su identidad.
  • Use autenticación de dos factores siempre que sea posible, no solo datos biométricos, para acceder a sus cuentas.
  • Intente evitar usar sus datos biométricos donde sea posible. Es muy probable que haya alternativas para comprobar su identidad en colegios, universidades o aeropuertos.
  • Usar una VPN ayuda a asegurar su conexión e impedir que terceros intercepten y descarguen sus datos biométricos. Descargue una VPN y proteja su información y sus dispositivos desde hoy.

Infografía: conozca sus datos biométricos

Vea este gráfico para tener una mejor idea de cuales son los usos más comunes de los datos biométricos: